28 jun. 2017

Congreso traicionó la alimentación de Perú.

                                                                                  Yonhy Lescano

Luego que el país entero fue testigo de cómo empresas tramposas le vendían al pueblo gato por liebre como el caso de la inefable leche Pura Vida, o jugos de fruta sin fruta, o chocolates que no tienen cacao, o productos light llenos de grasa, etc, resulta que la mayoría parlamentaria del Congreso, sin ningún pudor, ha premiado a estas empresas y sus distribuidoras -los supermercados- el jueves pasado con una Ley donde el Estado les va a comprar alimentos que han perdido valor comercial, o sea, que están por vencer o han vencido, hasta el límite del 1.5% de sus ventas netas de alimentos, para entregarlos a las poblaciones afectadas por desastres. Decimos que el Estado les va a comprar, porque en la práctica eso es lo que va a suceder, ya que las falsas donaciones de alimentos de los supermercados se van a deducir del impuesto a la renta anual a cargo de estas empresas. Esto es una traición al pueblo, ya que en el fondo es un negocio a favor de los supermercados, que van a entregar alimentos en malas condiciones, con ingredientes adulterados. ¿Por qué se dan estas leyes abusivas? Porque estas empresas tienen lobbystas a su servicio, a los que denuncié en la sesión del Pleno de la semana pasada.

Resulta que estamos llenos de alimentos no saludables, con alto contenido de azúcar, sodio, grasas saturadas, grasas trans, que los supermercados venden a manos llenas, siendo cómplices de la publicidad engañosa que difunden las empresas tramposas. Y a pesar de todo esto, la mayoría parlamentaria aprista y fujimorista, aprobó una ley, que es el resultado de un impúdico lobby a favor de los supermercados.

¡Qué tal “negociazo” a expensas de la salud del pueblo! Originalmente, el límite de la deducción era el 10% de la renta neta anual del supermercado, pero esto no era suficiente para estas empresas. Querían más. y consiguieron que la Comisión de Economía con la diligente ayuda de la señora Mercedes Aráoz, aprobara otro dictamen, con una fórmula edulcorada que pretende disimular el abuso en perjuicio del Estado, y del pueblo. La nueva fórmula de la autógrafa –como ya se dijo- dispone que la deducción tendrá el límite del 1.5% del total de las ventas netas anuales de alimentos. ¡Qué vivos! Creen que el pueblo no se dará cuenta; pero al pueblo no se le puede engañar, y en su oportunidad, castigará con los votos, a estos lobbystas y traidores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario