20 dic. 2017

DE GUATEMALA A GUATEPEOR


El presidente Kuczynski tiene que responder ante la justicia por los presuntos delitos que ha cometido, cuando era ministro y premier de Toledo, no sólo por los contratos de la Interoceánica, sino también por los contratos del gas de Camisea. También debe responder por el aprovechamiento que hizo –en esa época-  de sus altos cargos para conseguir contratos de asesoría con Odebrecht a favor de empresas vinculadas a él tales como First Capital y Westfield Capital, en flagrante violación del artículo 126 de la Constitución que prohíbe a los ministros ser gestores de intereses propios o de terceros o ejercer actividad lucrativa. Esto debe ocurrir, en la Comisión Lavajato y en el Ministerio Público. Pero, es violatorio de la Constitución, que se busque acelerar irregularmente el proceso, dando cuenta de la moción de vacancia y votando su admisión a debate el mismo día, y que todo el proceso se quiera hacer ¡en seis días! cuando para un ministro, en una interpelación, el proceso dura varias semanas.  Lo que se busca en realidad, es tomar el poder, dar un golpe parlamentario, abusando de los 71 votos con los que cuenta la bancada  fujimorista. Su abuso de poder ya se ha visto en la falsa acusación al Fiscal de la Nación y a miembros del Tribunal Constitucional para destituirlos,  y en la obstrucción que hicieron en la diligencia de allanamiento del Ministerio Público ordenada por un juez, a sus locales partidarios, para evitar la investigación a Keiko Fujimori. Han amordazado a su propia bancada sacando una resolución legislativa que les impide renunciar, que el Tribunal Constitucional derogó, pero que la “mototaxi” sin pudor ha violado, sacando otra resolución írrita.


Este partido, mostrando una vez más  su vocación golpista, intenta ahora un segundo zarpazo al Estado de Derecho (el primero fue el autogolpe de 1992), por la vía de querer vacar al Presidente usando como arma una simple carta de la empresa corrupta Odebrecht a la que le quiere dar valor de prueba plena, enviada “convenientemente” en tiempo record a la señora Rosa Bartra, y hecha pública por ésta al día siguiente de recibida (el 13 de diciembre), para inmediatamente, el jueves 14 –jugando en pared con la mesa directiva que controla el fujimorismo- declarar,  en “sesión permanente” al Pleno, y casi simultáneamente, el mismo día 14,  salir con su bancada para emplazar indebidamente  al Presidente a que renuncie ese mismo día bajo amenaza de vacarlo; y a renglón seguido –como ya se dijo-  presentar y dar cuenta de una írrita moción de vacancia el viernes 15 en el Pleno, y ese mismo día aprobar la admisión a debate de la moción y fijar fecha para actuar y votar la vacancia este jueves 21. ¡Todo en seis días! Esto demuestra, que en realidad, no les interesa sancionar la supuesta “incapacidad moral”, sino tomar el poder para quedarse muchos años al estilo de la primera dictadura de Fujimori.

No hay comentarios:

Publicar un comentario